https://rincondeltecnico.es/wp-content/uploads/2018/09/IMG_1336.jpg
SHARE

 

Desde luego que este trabajo no deja, ni dejará, de sorprendernos. Los espectáculos y conciertos están para eso.

A nosotros, como profesionales, nos exigen una serie de certificaciones, cursos y demás papeleo para subir a trabajar a nuestro puesto laboral. Aparte de lo que le habrán pedido a la empresa que haya instalado el escenario; homologaciones, estudios de carga, etc…

Todo esto en el mejor de los casos, también hay sitios que todo esto les da igual y no se le pide nada a nadie.

Lo increíble del asunto es que llegado el momento de ejecutar el espectáculo ya no hay nadie de riesgos laborales pidiendo nada. Siempre nos hemos quejado que estos personajes para nada vigilan la duración de la jornada laboral de la gente que está trabajando allí.

Viva la fiesta!

Pero lo que tampoco controla nadie es quien sube al escenario. Entiendo que los artistas también deberían de tener algún tipo de calificación profesional para acceder a estos sitios.

Pero desde luego lo que ya me parece una absoluta falta de respeto son todos aquellos concejales, representantes y demás come-bolsas que se arrastran cubata en mano hasta el escenario para conocer al artista que han contratado. Hacedlo en el camerino que para eso están. Y pensad una cosa; si el artista llega a última hora y sale corriendo al finalizar su actuación es posible que sea por no aguantaros…

Esto lo vemos en absolutamente todos los montajes que hacemos para ayuntamientos, llegando a subir ebrios con sus propios hijos para hacerse una foto con el artista. (Exponiéndose a bastantes riesgos al estar encima de un escenario) Vale, hasta ahí lo entiendo, pero después te bajas y dejas de ocupar el escenario. No te quedan haciéndote fotos y mucho menos invitas a que suba nadie más. Que pasa cuando salta un espontáneo a un campo de fútbol? O mejor aún; al ruedo de una plaza de toros?? Pues que al susodicho le sacan y en privado le dan una ensalada de ostias! (No nos importaría adquirir este método contra nuestros espontáneos…)

Os imagináis que hiciéramos nosotros lo mismo que hacen ellos? Entraríamos en la oficina del banco, ayuntamiento, operador de telefonía con nuestra cerveza y colegas a pedir un servicio a ritmo de regueton!! Que pasaría? Que seríamos expulsamos por el personal de seguridad y seguramente acabaríamos en algún cuartel de la Guardia Civil.

Nos gustaría establecer que nuestro espacio de trabajo sea sagrado al igual que lo son las oficinas, campos de fútbol, ruedos y todo lo anteriormente descrito. Pero sobretodo porque ES UN ENTORNO PELIGROSO!! Cuantas veces habremos visto liarla a alguno de estos energúmenos; tropezarse con la acometida, derramar su bebida en el patch de sonido, tropezarse con las patas de la estructura….. y tú, cómo profesional, sufriendo pero sin poder hacer nada.

Esperamos vuestros comentarios!!

SHARE